Emigrar significa cambiar de piel. Es algo así como renacer como el ave Fénix. Esta teoría me la explicó hace cinco años atrás el psiquiatra venezolano Harry Czechowicz, autor del libro ¿Me quedo o voy? Psiquiatra a quien tuve la oportunidad de entrevistar para El Nacional y quien emigró a Toronto, Canadá y luego decidió regresar a Venezuela. Durante esta entrevista él me comentó, “si yo pudiera sentarme y tener una conversación con el Harry que yo era antes de emigrar quizás tendríamos una gran discusión.” Inmediatamente, le pregunté ¿por qué? Me dijo: “porque emigrar implica olvidarte de quien eras, estar dispuesto a trabajar en algo totalmente distinto a lo que dice tu título universitario, reinventarte y eso requiere de mucha resiliencia”.

Leer más: Mi salto de fe: Cambio de piel

Tagged with:
 
Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.